Si la única forma de estar contigo es en mis sueños, discúlpame, hablamos luego. Iré a verte

-¿Y ahora que hacemos? -Salir de la rutina de estar separados.



Yo te prometo un para siempre, ¿tu que me prometes?
-Eso es demasiado tiempo, todo se puede torcer y podemos acabar odiándonos.
Bueno, aunque te odie, si me necesitas, iré.
-No lo creo. Si me odias no me querrás ni ver.
Pues cerraré los ojos.
-No me querrás oir.
Pues no te dejaré hablar.
-¿Entonces?
Te abrazaré y te diré: ¿Te acuerdas de aquella tarde que te prometí un para siempre? Lo decia enserio.

2 comentarios:

Marina dijo...

Holaa!! Quería decirte que me encantan tus entradas, esta en especial, es genial! Escribes muy bien :)
Si te apetece pasarte por mi blog, aquí e lo dejo, me haría mucha ilusión...Un beso
http://www.viviendoennuestrocuento.blogspot.com.es/

S~ dijo...

Muchas graciias!! Ya me he pasado por tu blog! Me encanta, sobre todo el fondo que tienes y las fotos! Esta muy chulooo ;)